Ficción que duele

Ulises Rodríguez Ortiz

Laura

1

Que sí te voy a querer ¡entiende!

Nada más que tienes que aceptar que tengo familia.

¿Qué si te amo?

¿Acaso no vez todo lo que hago por ti? ¿No ves cómo te beso y como te acarició?

¿No te gusta como te meto la mano en tus nalgas? ¿No te acuerdas como gemías cuando te daba por atrás?

Tienes que creer lo que te digo, porque esa es la forma en la que tú me dices que me quieres.

Mira, todos los días antes de irte a tu casa, venimos a este departamento y aquí tenemos libertad para querernos. Cuando terminemos te pido un taxi para que te lleve a tu casa y yo me voy a la mía.

¡No, cómo crees!

Te he dicho que lo mejor es que no se lo comentes a nadie. ¿Acaso no eres ya una mujer mayor? Tienes 43 años ¿no?

¿Entonces, por qué tienes que decírselo a tus padres?

¿Mi esposa? ¿Qué con ella?

Mira, te repito, te quiero a ti y eso es lo que importa, el amor es algo intenso y lo que vivimos, además es verdadero. Ayer me dijiste que te gustaba y que querías venir. No me falles.

Ven, mira tócame aquí. ¿Sientes como estoy por ti? ¡Esto es el amor perrita! Ven olvida todo, que se nos va el tiempo. ¿No te gusta que te coja y te ame?

Quítate ya la ropa y date un baño, mientras me fumo un cigarro.

¿Yo? ¿Bañarme, contigo? Esas son niñerías, pórtate como mí mujer, ándale, mira ya te vi que quieres que te la meta.

Además, la que debes bañarte eres tú y obedecerme que para eso soy el hombre. Y ándale que no tengo todo el tiempo.

2

¡Estas loca Laura!

¡Esas cosas que dices son una mentira! ¡imagínate lo que te haría tu padre si te escucha! Rafa es su jefe y tiene su familia. María José es una gran mujer y es de buena familia; Rafa la quiere mucho, cómo se va a fijar en ti, Laura. Entiende esos temas no son para ti. Tú tienes que hacer bien tu trabajo y no andarte con esas ideas estúpidas.

El doctor nos ha dicho que puedes realizar trabajos sin problemas y aunque en la última consulta estuvo de acuerdo con la psicóloga en que tienes una edad mental de trece años, las cosas que dices son de muy mal gusto, eso es para las mujeres callejeras y que no tienen educación.

 ¿Acaso no te hemos dicho que una mujer debe de ser limpia de pensamiento?

 ¿No recuerdas lo que dice en la iglesia el padre?

¿Te quieres condenar con esas ideas cochinas?

Si sigues así, te volveré a llevar al médico y a ver cómo te va.

3

¿Quién es tu puta? ¡Me vas a decir la verdad cabroncito! Porque quiero escucharlo de tu boca desgraciado; te lo advierto, dímelo antes de que se entere la gente; piensa en lo que van a decir y que hasta tus hijas lo sabrán.

Ya te quiero ver explicándole a las niñas tus vicios.

¿Qué? ¿Acaso no es cierto?

¡Si no es la primera vez que te portas así! Llegas a la casa y no tienes ganas de nada. Ya no me estas sirviendo ni como hombre.

¡Te juro que, si me sales con una pendejada, le digo a mi padre que te joda en la empresa! Para eso es el presidente del patronato.

¿No me escuchas? ¡Que me digas quien es tu puta! Traes los calzones con manchas y hueles a puta.

4

Mira Fernanda, te lo digo de frente: ¡quiero que tu hija mosca muerta se vaya de la empresa! Sin duda ese papelito de que tiene una tara, es una mentira y quiere quitarme a mi marido.

¿Ah, no sabes de qué te hablo? ¿Qué me controle porque somos amigas?

¡Ni madres que paso a tu casa!

¡Escúchame!:

Ustedes no son amigos de nuestra familia, son unos arribistas.

Lo supe desde que tu marido empezó a trabajar con Rafael y se iban a tomar los viernes. Ya me lo esperaba, pero no me imaginé que tuvieran una retrasada mental y puta en su familia.

Tiene hasta mañana para sacar sus cosas de la oficina, si no, la voy a sacar yo misma. Todas las del grupo de Biblia se van a enterar y nadie, nunca te va a volver a dirigir la palabra. No tienen educación son unos pobres clasemedieros.

5

Perdona este incidente Rafael, son ideas de mi hija, seguramente. Ya nos dijo el médico que también sus hormonas iniciaron tarde y que ajustará de inmediato el medicamento.

Eso de ir a buscarte a tu casa ayer en la noche, me apena muchísimo.

Fernanda no me ha dicho nada, ella tiene la culpa porque la tiene muy consentida y además fue su idea que trabajara contigo. Yo te agradezco tu generosidad de darle cabida como tu secretaria y de esa forma ayudarnos para que ocupara su tiempo.

Hablaré con mi mujer y esta situación no tendrá consecuencias. Si estás de acuerdo, evitaré que venga a la oficina unas semanas y te pido una disculpa y al mismo tiempo te agradezco. ¿Qué hubiera sido de mi hija si cae en manos de un gandalla?

6

A ver Fernanda, ¡carajo! ¿Cómo que no quiere bajar a hablar conmigo?

Háblale al médico para que nos dé un calmante.

Tú tienes la culpa.

Tenía que salir como tú, bien facilita.

Lo bueno que Rafael es íntegro. Estoy consternado y preocupado pues ¿cómo supo llegar en taxi a la casa de Rafael? La que se le ha de haber armado.

¿Vino Mari Jo?  ¿Y qué te dijo?

¿Pero por qué la hace grande Mari Jo?¡ Eso de sacarla de la oficina!

¡Qué vergüenza!

Pues eso te ganas por no controlar a Laura. Por supuesto que Mari Jo tiene razón; suficiente debe de tener con mantener tan bien llevada su casa y su participación en el patronato, para tolerar estas pendejadas.

Seguramente tu hija anduvo de resbalosa, o mal entendió la generosidad de Rafael.

¿Desde cuándo está así? ¿Qué está en celo o qué?

Nunca nos dijo el médico que esto pasaría. Se supone que tiene una conducta de niña y ahora nos sale con esto. Háblale ahorita mismo a la secretaria y que mañana nos reciba el médico, y mantén controlada a esta cabrona.

Hasta a mí me van a provocar problemas en el trabajo; eso me gano por querer que ella mejore.

Y, habla con Mari Jo para pedirle disculpas y organízale algo allá en su grupo, que vea que estamos avergonzados.

No nos conviene que se hable mal de nosotros en el club. Y si tu hija no mejora, la voy a internar. A ver hasta cuando aprende a no andar de putita y menos con mi jefe. Dile que ya no hablaré con ella y que mañana con el médico va a hablar aunque no quiera.

7

Bien, después de analizar y revisar a Laura, considero que deben comprender que ella, si bien, tiene un retraso mental leve-moderado, por haber tenido hipoxia neonatal puede expresar deseo sexual. Es un tema muy complicado en los pacientes de este tipo y es con ayuda de psicólogos que se puede sobrellevar sin maltratarlos. Laura es una mujer en plenitud, el hecho de que tenga esta condición cerebral, no le quita derechos ni tampoco la debemos de revictimizar. Ella asegura que el señor Rafael inició con acercamientos físicos y que la lleva a una casa ubicada en la colonia Del Valle. Dice claramente que toca su cuerpo con sus manos y que la besa. Asegura que tuvieron relaciones sexuales y que le dijo que no le dijera a nadie. Si eso es cierto, su hija es una víctima por ser vulnerable ante un hombre, que aprovechó su circunstancia para usarla sexualmente. Mi indicación por el momento es un medicamento calmante en dosis bajas pues está muy angustiada, pensando que el señor Rafael la va a dejar de querer.

Otro tema importante es que deben pensar en la posibilidad de levantar un acta por abuso sexual, tenemos todo el historial de su hija como para sustentar esta situación. Mi jefe de servicio me pidió que lo esperaran unos minutos para proponerles algo. Aquí está mi informe médico, solo falta que ustedes acepten que sea valorada por una ginecóloga y corroborar lo que ella asegura. También esta es la orden para saber si está o no embarazada.

Buenas tardes, señores, soy el doctor Revilla, director médico del hospital. Estoy enterado de la situación y he leído en detalle el expediente de su hija.

El doctor Malagón tiene buenas intenciones, pero es muy joven. Mi propuesta es diferente. Considero que, con unos días internada y con medicación intensa, podrá tranquilizarse y poco a poco comprender su error en esta situación. Ya que esté estable podrá regresar a su casa.

Esta es la orden de internamiento en psiquiatría, solo falta su autorización.

Por nuestra parte, tienen todo el apoyo y la seguridad de nuestra discreción. Solo serán tres semanas, la primera de ellas, no podrá recibir visitas y dependiendo de su evolución, serán una o dos veces que, ustedes puedan visitarla en el periodo siguiente. Los medicamentos controlan las conductas antisociales de este tipo de pacientes. Su hija, además podría ayudar en nuestras oficinas, bajo mi tutela.

Publicado por Ulises Rodriguez Ortíz

Interesado en escribir historias.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: